¡NO te automediques!

La automedicación es la administración por cuenta propia de un medicamento sin la autorización o supervisión de un médico, es una práctica muy común pero bastante peligrosa para la salud en un corto o largo plazo.

Según el Departamento de Farmacología de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) algunas de las razones por las que la automedicación es tan frecuente es por los altos costos de las consultas médicas y de los fármacos.

Muchas veces se suelen ocupar recetas de tratamientos pasados, sobras de estos o por recomendación de algún familiar o amigo al que ese medicamento “lo curó”, esas son algunas de las razones por las que se reguló la venta de antibioticos, actualmente se pide el nombre del médico, la cédula profesional, se realiza una revisión de dosis, gramaje y presentación y se retiene la receta.

Los peligros más frecuentes de la medicación son:
- Aparición de toxicidad, puede ser efectos secundarios, reacciones adversas e intoxicación.
- Dependencia o adición.
- Interacción con otros medicamentos.
- Falta de efectividad por no estar indicados en esa enfermedad, dosis o tiempo de administración inadecuada.
- Enmascarar o alterar otra enfermedad, dificultando su diagnóstico
* Y a largo plazo la resistencia del organismo frente a bacterias.

La automedicación es frecuente en problemas relacionados con: dolores de cabeza, gripes y resfriados, dolores musculares o problemas digestivos; razón por la cual los medicamentos más demandados son: analgésicos, antisépticos tópicos, suplementos vitamínicos y minerales , anti gripales, digestivos, laxantes, antiácidos, anti flatulentos e inclusive los antibióticos.

¡Consulta a tu médico!

Fuente: Secretaria de Salud del Estado de México salud.edomex.gob.mx
Imagen: Secretaria de Salud www.gob.mx/salud