Las vacunas funcionan para salvar vidas.

La Semana Mundial de la Inmunización se lleva a cabo del 24 al 30 de abril del 2018. La vacunación salva millones de vidas. Los dos motivos principales para vacunarse son protegernos a nosostros mismos y proteger a quienes nos rodean. Sin embargo, en el mundo hay más de 19 millones de niños no vacunados o vacunados de forma incompleta, por lo que corren un serio riesgo de contraer enfermedades potencialmente mortales. Uno de cada 10 de estos niños nunca llega a recibir ninguna vacuna y probablemente nunca haya tenido contacto con el sistema de salud.

 

La Semana Mundial de la Inmunización, tiene por objetivo señalar las acciones colectivas necesarias para garantizar que todo el mundo esté protegido frente a las enfermedades prevenibles mediante vacunación. El lema de este año es: Protegidos Colectivamente #LasVacunasFuncionan; buscando redoblar esfuerzos por incrementar la cobertura vacunal por el bien común y evitar con ello las nuevas tendencias antivacunas que carecen de fundamentos.

 

Como parte de la campaña de 2018, la OMS y los asociados se han propuesto:

  • destacar la importancia de la inmunización y las deficiencias que sigue presentando la cobertura mundial;
  • señalar a los países donantes el valor de las vacunas y la importancia de que inviertan en la inmunización;
  • poner de manifiesto cómo cada uno de nosotros, desde los donantes hasta la población en general, podemos y debemos impulsar el progreso de las vacunas.

Pese a los progresos realizados por algunos países y a la elevada tasa mundial de introducción de nuevas vacunas, hay retrasos con respecto a la consecución de todas las metas relacionadas con la eliminación de enfermedades como el sarampión, la rubéola y el tétanos materno y neonatal.

 

Las vacunas son seguras. Todas las vacunas aprobadas son sometidas a pruebas rigurosas a lo largo de las diferentes fases de los ensayos clínicos, y siguen siendo evaluadas regularmente una vez comercializadas. Los científicos también siguen constantemente la información procedente de diferentes fuentes en busca de indicios de que una vacuna pueda tener efectos adversos.

 

Fuente: Organización Mundial de la Salud  www.who.int