Selecciones.com/ El estrés tiene un lado positivo

Las situaciones que solemos percibir como estresantes —una discusión con un compañero de trabajo, la presión por el desempeño, una lista de tareas demasiado larga— no son del tipo tóxico que se ha relacionado con problemas de salud graves. Los accesos breves de este tipo de estrés cotidiano pueden ser inofensivos, y resulta que preocuparse por el estrés llega a exacerbar sus efectos dañinos.

Cuando Firdaus Dhabhar empezó a cursar un posgrado en la Universidad Rockefeller, en Nueva York, a principios de los años 90, la teoría dominante era que el estrés suprime la inmunidad. Pero a él esto no le parecía lógico desde una perspectiva evolutiva.

Si te acosa un león, razonó, tu sistema inmunitario debe reaccionar y prepararse para curar carne herida. A Dhabhar se le ocurrió que los efectos del estrés agudo, que puede durar minutos u horas, podrían ser distintos de los del estrés crónico, que dura días, meses o años.

Dhabhar compara las células inmunitarias con soldados. Como su cantidad en la sangre se desploma durante el estrés agudo, “la gente decía: ‘El estrés te hace daño, ¿ves?; tu sistema inmunitario está deprimido’”, señala. “Pero la mayoría de las batallas inmunitarias no se combaten en la sangre”. Él más bien sospechaba que las células inmunitarias se dirigen a los “campos de batalla” del cuerpo, los sitios más expuestos a salir heridos de un ataque, como la piel, los intestinos y los pulmones.

Leer nota completa en:

https://mx.selecciones.com/beneficios-del-estres/